Doctor en casa - Alimentación

Soya, pequeña poderosa

Las grandes cosas vienen en envases pequeños , ¿has escuchado esta frase? Seguramente sí. La soya o soja, por ejemplo, es una de las semillas con un diminuto

"Las grandes cosas vienen en envases pequeños", ¿has escuchado esta frase? Seguramente sí. La soya o soja, por ejemplo, es una de las semillas con un diminuto tamaño pero con grandes propiedades.

Su planta, Clycine max, tiene origen en las regiones centrales de China, lugar donde inició su cultivo hace aproximadamente 6 mil años para después extenderse al resto de Asia.

Cuenta la leyenda que para el emperador Yan representaba una de las cinco plantas sagradas junto al arroz, el trigo, el centeno y el mijo. En la actualidad sigue siendo un alimento predilecto en China, Japón y Corea.

PROTEÍNA DE CALIDAD

La soja no solo es la legumbre más rica en proteínas (37 por ciento de su peso en seco), también presenta la proporción de aminoácidos más equilibrada, con un coeficiente de asimilación muy similar al de las proteínas de la carne.

Respecto a las vitaminas, destaca el ácido fólico (100 gramos de habas cocidas proporcionan el 27 por ciento que el organismo requiere al día) y las vitaminas B1 y B2 (el 15 por ciento y 18, respectivamente). En cuanto a los minerales, una ración de 100 gramos de habas cocidas cubre el 30 por ciento de las necesidades diarias de hierro, fósforo y magnesio, así como el 13 por ciento de las de calcio. Además aporta abundante manganeso y cobre.

Su riqueza en fibras solubles e insolubles ayuda a regular el ritmo intestinal. También alimenta la microbiota beneficiosa y favorece en la absorción de los carbohidratos (100 gramos de habas cocidas aportan 173 calorías), lo que la hace indicada en la diabetes y en dietas de adelgazamiento.

Además, la soja contiene lecitina y fitoesteroles (la versión vegetal y beneficiosa del colesterol animal), lo que ayuda a regular el colesterol LDL y la tensión arterial.

CONOCE SUS BENEFICIOS

Como ya se había dicho, la soja es una importante fuente de proteína vegetal de alta calidad y, por lo tanto, un alimento con un valor nutricional que puede suplir las carencias de la dieta de personas vegetarianas o de aquellas que, por diversos motivos, consumen poca carne o no tengan cubiertas sus necesidades proteicas. Ahora recopilamos otros beneficios de este tesoro natural que seguramente querrás conocer.

1.Favorece a tu corazón:

La proteína de soja reduce ligeramente los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, y disminuye la tensión arterial en los pacientes con hipertensión.

2.Ayuda a prevenir:

En estudios epidemiológicos se ha podido observar una reducción en la incidencia de ciertos tipos de cáncer en la población que consume regularmente soya, en concreto, existe una menor incidencia de cáncer de mama (así como de la mortalidad asociada a esta patología) y cáncer de próstata. Se considera también que la soja desempeña una función preventiva frente a cánceres gastrointestinales, como el cáncer de colon, debido a su riqueza en fibra y su escaso aporte de grasas saturadas.

3.Amiga en la menopausia:

Las investigaciones también han podido comprobar una mejora de la salud ósea, apreciándose una disminución de la pérdida ósea de la columna vertebral en mujeres menopáusicas. Además, la incorporación de soja a la dieta habitual de estas féminas contribuyó a reducir los síntomas de la menopausia gracias a las isoflavonas, fitoestrógenos derivados de la soja que tienen un efecto estrogénico favorable sobre los huesos, el sistema nervioso central y la pared vascular.

4. Baja incidencia de enfermedades:

Diferentes estudios han revelado que existe una asociación entre un alto consumo de alimentos de origen vegetal y una baja incidencia de enfermedades crónicas. Las isoflavonas presentes en la soja, reducen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, y ciertos tipos de cáncer.

¿Qué esperas para probar las cualidades de la soja? Existen diferentes motivos, pero la decisión la tomas tú.

COMPUESTO DE LA SOYA AYUDA A DISMINUIR LA RESISTENCIA A LA INSULINA

La genisteína es un biocompuesto de la soya que contribuye a disminuir la resistencia a la insulina que se presenta cuando las células del organismo humano no responden normalmente a esta hormona y, en consecuencia, la glucosa se acumula en la sangre.

Así lo probó el doctor Armando Tovar Palacios, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, en experimentos de laboratorio que fueron reportados en la revista de la Academia Mexicana de las Ciencias.

El investigador encontró que suministrar genisteína a un grupo de roedores estimuló la fosforilación en la enzima amPK (que contribuye a regular el balance energético y la ingesta calórica) y aumentó la expresión de los genes involucrados en la oxidación de ácidos grasos y la termogénesis, lo que se tradujo en la disminución de glucosa en la sangre.

Comentarios