Doctor en casa - Enfermedades

Investigan si el aire es la principal vía de contagio de COVID-19

El aire podría ser la mayor vía de transmisión de COVID-19, señala un estudio realizado por el Nobel mexicano Mario Molina, Renyi Zhang, Yixin Li, Annie L. Zha

El aire podría ser la mayor vía de transmisión de COVID-19, señala un estudio realizado por el Nobel mexicano Mario Molina, Renyi Zhang, Yixin Li, Annie L. Zhang y Yuan Wang, en el que también resaltan que el uso del cubrebocas es indispensable, luego que las medidas de distanciamiento social y el lavado de manos son insuficientes.

En el estudio publicado por la revista científica "Proceedings of the National Academy of Sciences" fue realizado en tres contextos: Italia; Wuhan, China; y Nueva York, Estados Unidos, del 23 de enero al 9 de mayo, intervalo de tiempo en el que concluyeron que la transmisión aérea es virulenta "y representa la ruta dominante para propagar la enfermedad".

Para llegar a esa conclusión, los investigadores analizaron la velocidad de dispersión de contagios en los tres contextos antes y después del uso de cubrebocas, y revelaron que el uso obligatorio del cubrebocas representa la medida determinante para definir la forma de propagación de la pandemia en los tres epicentros.

"Esa medida protectora por sí misma redujo significativamente el número de infecciones, esto es, por más de 78 mil casos en Italia entre el 6 de abril y el 9 de mayo, y por más de 66 mil casos en la Ciudad de Nueva York entre el 17 de abril y el 9 de mayo. Las otras medidas de mitigación tales como el distanciamiento social, la cuarentena y el quedarse en casa, implementadas en los Estados Unidos, por sí solas no son suficientes para proteger al público", se lee en el artículo.

Los especialistas detallaron que para el estudio evaluaron los efectos del cubrimiento facial, proyectando el número de casos basado en los datos que antecedieron a la implementación del uso del cubrebocas en Italia el 6 de abril y Nueva York, el 17 de abril.

"Nuestro análisis indica que el cubrir las caras redujo el número de infecciones por más de 78 mil casos en Italia del 6 de abril al 9 de mayo, y por más de 66 mil casos en la Ciudad de Nueva York del 17 de abril al 9 de mayo. Es notable que las tendencias en las curvas de infección en Italia y en la Ciudad de Nueva York contrastan con las curvas globales y con las de los Estados Unidos, que demuestran poca desviación de linealidad debido a la falta de implementación del uso de cubrebocas a nivel global y nacional, respectivamente".

Ante esos resultados, los investigadores determinaron que el uso del cubrebocas previene la transmisión aérea, pues bloquea la atomización y la inhalación de los aerosoles infectados.

Los investigadores concluyeron que "el conocimiento inadecuado de los mecanismos de transmisión del virus ha inevitablemente limitado el desarrollo de políticas efectivas de mitigación ha resultado en una propagación rápida de la pandemia del COVID-19".

Comentarios