Doctor en casa - Alimentación

Dietas bajas en hidratos de carbono

Los pros y contras de este tipo de planes

Una dieta con bajo contenido de hidratos de carbono, limita el tipo y la cantidad de carbohidratos que consumes y son un tipo de macronutriente que proporciona calorías y están presentes en muchos alimentos y bebidas ya sean simples o complejos, a su vez, pueden clasificarse en simples refinados (azúcar de mesa), simples naturales (lactosa en la leche y fructosa en la fruta), complejos refinados (harina blanca) y complejos naturales (cereales integrales o frijoles).

Las fuentes frecuentes de carbohidratos naturales comprenden: granos y cereales, frutas, vegetales, leche y yoghurt, nueces, semillas y leguminosas (frijoles, lentejas, habas, etc.).

Algunos alimentos industrializados también pueden contener hidratos de carbono en forma de azúcares, o harinas, ejemplo de ello son los panes, las pastas, galletas, pasteles, caramelos, refrescos y otras bebidas endulzadas con azúcar.

PROS

1.Si tienen muy pocos carbohidratos, promueven una disminución de peso mayor a corto plazo que las dietas con bajo contenido de grasa. La mayoría de los estudios han demostrado que a los 12 o 24 meses, los beneficios de este tipo de dieta sobre la reducción de peso, no son muy importantes al no ser sostenibles a lo largo del tiempo.

2. Ayudan a prevenir o mejorar enfermedades graves, como el síndrome metabólico, la diabetes, la presión arterial alta y las enfermedades cardiovasculares. Casi todas las dietas que ayudan a bajar el exceso de peso pueden reducir o incluso revertir los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

3. Al promover el consumo de mayor cantidad de proteínas y grasas, estas dietas poseen un efecto de saciedad prolongada, contribuyendo a reducir el consumo de alimentos y con ello de calorías diarias.

RIESGOS

1. Si eliminas el consumo de carbohidratos en forma repentina o radical, puedes experimentar efectos temporales en la salud, entre ellos: dolor de cabeza, mal aliento, debilidad, calambres musculares, fatiga, erupción cutánea, estreñimiento o diarrea.

2. Las dietas que restringen excesivamente el consumo de carbohidratos, a largo plazo pueden generar carencias de vitaminas o minerales, disminución de la masa ósea, alteraciones gastrointestinales y aumento del riesgo de sufrir diversas enfermedades crónicas.

3. Al ser una dieta que restringe de manera considerable el consumo de uno de los macronutrimentos, no se recomienda como un método para bajar de peso para preadolescentes y adolescentes. Los cuerpos en desarrollo necesitan incluir los nutrimentos que se encuentran en los cereales integrales, las frutas y los vegetales.

4. Una restricción severa en el consumo de carbohidratos, a menos de 20 g diarios, puede producir un proceso denominado cetosis que es cuando no tienes suficiente azúcar (glucosa) como fuente de energía, de modo que tu cuerpo descompone la grasa almacenada y provoca que los cuerpos cetónicos se acumulen en el organismo.

Comentarios