Doctor en casa - Alimentación

Dietas bajas en grasa

Los expertos recomiendan como parte de una dieta correcta, un consumo máximo del 30% de la energía diaria proveniente de las grasas

Las grasas son uno de los 3 macronutrimentos que junto con las proteínas y los hidratos de carbono, nos dan energía. Son una fuente concentrada al aportar más del doble de calorías o kilocalorías (9 kcal/g) que los otros dos macronutrimentos (4 kcal/gramo). Esta es una de las principales razones por lo cual se piensa, que las dietas bajas en grasas pueden lograr una disminución del consumo de calorías favoreciendo la reducción del peso corporal.

Los expertos recomiendan como parte de una dieta correcta, un consumo máximo del 30% de la energía diaria proveniente de las grasas. Por lo que todos los planes de alimentación que limiten el consumo de grasa a menos de este porcentaje podrían considerarse como "bajos en grasa".

PROS

1.Una dieta baja en grasas, basada en alimentos de origen vegetal, en donde se incluyan una gran variedad de verduras, frutas, granos integrales, leguminosas, carnes magras (con poca grasa como el pescado o pollo sin piel) y lácteos y derivados bajos en grasa, pueden ayudar a alcanzar un peso saludable al mismo tiempo que pueden disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y cierto tipo de cáncer. Aunque es importante mencionar, que este beneficio no puede ser atribuible exclusivamente a la reducción de grasa, sino a la inclusión de más alimentos vegetales ricos en fibra y fitonutrimentos.

2.La evidencia científica ha demostrado un mayor beneficio al seguir dietas bajas en grasas saturadas (que en exceso tienen efectos negativos en la salud) que al reducir el consumo total de grasas. Lo cual nos lleva a la conclusión que es más importante saber elegir el tipo de grasas que simplemente reducir la cantidad de grasas totales en la dieta. Las grasas de origen vegetal como las que contienen las semillas, el aguacate suelen ser una mejor opción que las grasas de origen animal ricas en grasas saturadas como el tocino y chorizo. Los productos lácteos bajos en grasa pueden ser también una gran alternativa como parte de una dieta baja en grasa saturada.

RIESGOS

1. Una dieta baja en grasas, desequilibrada y con un alto consumo de alimentos industrializados bajos en grasa puede tener un efecto contraproducente sobre el peso, favoreciendo el sobrepeso además de incrementa el colesterol, los triglicéridos y la glucosa en sangre. Esto se atribuye a que muchos de los productos de panificación, alimentos preparados, aderezos, etc. reducidos en grasa suelen contener cantidades altas de carbohidratos y azúcares refinados en sustitución de las grasas.

2.Las grasas, al igual que las proteínas, son más difíciles de digerir y contribuyen a mantenernos con una sensación de saciedad por más tiempo. Al reducir la cantidad es probable que aumentemos la cantidad y frecuencia de alimentos, propiciando un consumo mayor de calorías diarias y con ello lejos de lograr reducir de peso veamos un aumento en los números de la báscula y la cinta al medir nuestra cintura.

3. Las dietas veganas muy estrictas y llevadas sin la asesoría, pueden tener consecuencias negativas a la salud.

4.Una dieta muy baja en grasas seguida por un tiempo prolongado, puede causar deficiencias de las vitaminas liposolubles como la A, D, E y K.

Comentarios