Doctor en casa - Alimentación

Dietas de bajo índice glucémico

Su uso se ha ampliado a la población en general por sus impactos positivos a la salud y su contribución a la prevención

Las Dietas de Bajo Índice Glucémico (IG) inicialmente fueron diseñadas para el control de la diabetes, pero su uso se ha ampliado a la población en general por sus impactos positivos a la salud y su contribución a la prevención de ciertas enfermedades, incluyendo la misma Diabetes Mellitus Tipo 2.

El índice glucémico se considera importante, porque los alimentos que aumentan rápidamente los niveles de azúcar en sangre (los que tienen un índice glucémico alto), también incrementa de forma rápida los niveles de insulina. Esto puede dar lugar a niveles bajos de azúcar en sangre (hipoglucemia) y producir hambre, de modo que las dietas ricas en alimentos con alto IG, favorecen un aumento en el consumo de alimentos que a su vez suben la cantidad de calorías consumida provocando un aumento en el peso corporal.

Cuando consumes un desayuno rico en carbohidratos refinados, con pocas proteínas y grasas (ejemplo: cereal con leche y fruta) es más probable que sientas hambre más pronto, que si consumes un desayuno equilibrado en donde haya proteínas, grasas y carbohidratos (ejemplo: huevos a la mexicana y fruta con yoghurt).

Los hidratos de carbono con un bajo índice glucémico no aumentan tanto los niveles de insulina, tal es el caso de las leguminosas, cereales integrales, verduras de hojas verdes, leche y yoghurt. Como resultado, las personas se sienten saciadas durante más tiempo después de comer. El consumo de hidratos de carbono de bajo índice glucémico también ayuda a mantener indicadores bioquímicos como glucosa, triglicéridos y colesterol más convenientes para la salud y reduce el riesgo de obesidad, de diabetes mellitus y en personas que viven con diabetes, el riesgo de complicaciones.

PROS

1. El consumo de dietas con baja carga glucémica ha demostrado ser una estrategia efectiva para pérdida de peso, mejorar el metabolismo de la insulina, el control de la diabetes, disminución de la inflamación sistémica y para mantener una función vascular normal. Estos efectos benéficos han sido demostrados por estudios clínicos en niños y adultos.

2. Una carga glicémica alta se ha asociado con un aumento del riesgo cardiovascular, especialmente en mujeres.

3. El seguir una dieta de baja carga glucémica implica la elección de mejores opciones dentro de un mismo grupo de alimentos, por ejemplo: cereales integrales, verduras con menor contenido de hidratos de carbono, frutas con más fibra, etc.

4. Fomenta el consumo de mayor cantidad de alimentos frescos y menos productos refinados.

5. Estimula a la combinación de los hidratos de carbono con alimentos ricos en proteínas y grasas conduciendo a una dieta más equilibrada.

DESVENTAJAS

1. Seguir una dieta con baja carga glucémica, sin orientación profesional puede resultar complicado, ya que en su planeación se debe tomar en cuenta tanto el IG de los alimentos, sus variaciones por los factores antes mencionados y la cantidad total de hidratos de carbono presentes.

2. El seguir un plan de alimentación de bajo índice glucémico, de forma simplista, puede llevar a una restricción excesiva de hidratos de carbono particularmente de fruta ya que son alimentos con un IG alto provocando un menor consumo de nutrimentos valiosos como son la fibra y las vitaminas.

3. Otro factor que se menciona como una desventaja de este tipo de planes de alimentación es que no existe una carga glicémica recomendada o de referencia.

Comentarios