Doctor en casa - Bienestar

¡Cambia desde el interior!

El Yoga activa los músculos, mejora la respiración y la concentración

Mantener la calma ha sido una tarea complicada durante un año de grandes cambios en el mundo, de experimentar una rutina diferente, de alejarse de los seres queridos o despedirse de ellos, representan altibajos emocionales que han detonado en muchas personas episodios de ansiedad, depresión, insomnio, entre otros.

Preparar la mente y el espíritu se ha convertido en un propósito para muchos y Rebeca Alanís es una excelente guía para llevar a ese estado de paz y tranquilidad, que se lee complicado porque no se está acostumbrado a hacerlo y cada vez más hombres y mujeres se adentran a practicar Yoga. La instructora certificada en el Áshram de Bahamas señala que no se necesita tener condición, solo quitarse el miedo y atreverse a conocer el cuerpo que solo irá soltándose, porque se inyectará de buena energía. “Todos tenemos la capacidad de lograr la concentración y la postura, se consigue cuando tu corazón se ilumina y llegas a tu centro”.

FORTALECIMIENTO

La cultura tradicional del ejercicio señala que si no duele no funciona o si no terminas escurriendo en sudor no trabajaste, el Yoga como ejercicio fortalecerá de inmediato los músculos, pues al tratarse de posturas para sostenerse se genera la quema de calorías en medio de un ambiente sereno. “El Yoga entre más relajado, mayor flujo sanguíneo corre por nuestro cuerpo”.

LA RESPIRACIÓN

Al entrar el aire el diafragma baja y se hincha el vientre. Al expulsar el aire el diafragma sube y el vientre se desinfla, así que evitemos ‘contener’ el aire para que no se vea la panza, de esta forma purificaremos más el organismo y se expandirán más los pulmones.

YOGA EN SILLA

El movimiento como cura es la premisa de esta modalidad que puede tomar cualquier persona, pero está dirigida principalmente para adultos mayores o quienes tengan algún impedimento en su movilidad o por ejemplo si tuvieron alguna cirugía de espalda y siente inseguridad de estar en el piso.

La diferencia con el ‘Yoga Tradicional’, además de la silla busca mover el cuerpo poco sin nada brusco, ya que con el paso de los años y si se tiene una cultura sedentaria, el deterioro es más rápido. Por ejemplo durante esta pandemia los casos de adultos mayores inactivos creció, llevándolos a estados de depresión de forma rápida y con sesiones como estas de 60 minutos, se activa la meditación y concentración.

Rebeca imparte clases presenciales de Yoga en Silla, pero también comparte cinco posturas básicas para comenzar en casa.

Variaciones de posturas de Hatha Yoga en silla

Matsyasana-Postura del pez

1399968.jpeg

Es una flexión hacia atrás. Estira el pecho abre la caja torácica permitiendo mayor oxigenaxión. Libera la tensión en espalda, hombros y cuello generados en el día a día. Ayuda a combatir depresión leve o moderada.

Paschimottanasana-La pinza

1399969.jpeg

Es una flexión frente donde estiras columna vertebral, hombros y estimulas el buen funcionamiento de hígado y riñones así como se promueve una buena digestión.

Ardha matsyendrasana

1399970.jpeg

La media torsión es la postura ideal para quienes pasan la mayor parte de su día sentados. Esta es una postura que se recomienda realizar a diario ya que estira hombros, cuello, cadera, vigoriza la columna vertebral, alivia dolores de espalda y ciática así como la fatiga.

Ardha shalabasana-La postura de la langosta

1399971.jpeg

Ayuda a mantener equilibrio, aliviar dolores de espalda baja y ciática leve. Fortalece los músculos de la espalda, los glúteos y la parte posterior de los brazos y de las piernas. Se debe realizar extensión hacia atrás de cada pierna.

Balasana-La postura del niño

1399972.jpeg

Estira toda la musculatura de la espalda y hombros así como la zona lumbar, alivia dolores de cabeza, fatiga mente. En conjunto con la respiración abdominal, es ideal para liberar ansiedad e insomnio y lograr una relajación profunda.

Comentarios