Doctor en casa - Bienestar

Supera el Síndrome de la Cabaña

Luego del pico emocional de ansiedad y estrés ocasionado por el encierro de los primeros dos – tres meses con el inicio de la pandemia del Covid-19, ahora que la contingencia está con la denominada ‘Nueva Normalidad’, se empiezan a tener más espacios abiertos, más empleos activos, pero muchas personas han comenzado a presentar lo que se conoce como “El Síndrome de la Cabaña”.

Aunque no todos permanecieron todo este tiempo aislados en sus casas, los que sí y tomaron todas las medidas de sanitización, ahora les parece más difícil reincorporarse sobre todo a las personas mayores de 30 años ¿En qué consiste este síndrome?

La psicóloga, Jessica Gajón Lugo explica que un síndrome, es un conjunto de signos y síntomas que una persona presenta cuando se ve expuesta a situaciones que le provocan angustia.

Los síntomas pueden variar desde sudoración, taquicardia, hiperventilación, mareos, baja presión o alta, dolor de estómago, dependiendo de cada individuo. En este caso los síntomas se presentan cuando la persona se ve en la posibilidad de salir de casa y exponerse al ambiente, a estar en contacto con personas contagiadas de Covid-19.

Parte de este miedo es también reforzado por la información poco confiable y tan variante que existe sobre el tema, pues no se está seguro(a) de que lo que se dice sea real o no, ni qué tanto peligro se corre al exponerse, ni si realmente sea seguro salir de casa. Eso lleva a un sentimiento inseguro, ya que no se puede controlar la propia seguridad de salud.

Fue difícil adaptarse a la cuarentena, aceptar que en casa se debía estar tranquilo y se forzó a cambiar todas las costumbres, dejar de saludarse con un beso y un abrazo, de hecho hay personas que aún no se adaptan, por lo tanto será difícil volver a salir y confiar en que se estará bien afuera.

¿CÓMO PODRÍAMOS SUPERAR ESTE SÍNDROME?

Intentando el método de “Aproximaciones Sucesivas”, que se refiere a hacerlo poco a poco, de menos a más, intentar salir sólo a la puerta primero, luego a la banqueta, después tal vez a la esquina, así sucesivamente aumentando el rango de movilidad. De esta manera será más fácil adaptarse y se eliminarían gradualmente los síntomas, también es importante ir retomando todos esos aspectos que se dejaron en pausa desde marzo que inició la cuarentena y hay que recordar que en ese tiempo se tenían objetivos trazados, que se dejaron de moldear por permanecer en casa. Confiar y tener la certeza de que se está sano y entre todos cuidarnos, respetar las medidas que aún se siguen implementando, hará que sea más fácil adaptarnos a esta “nueva forma de vivir”.

“Si observas que no estás logrando salir y adaptarte, busca ayuda profesional para empezar a hacerlo”, resaltó la especialista en Psicología Humanista.

Comentarios