Doctor en casa - Alimentación

¿Por qué tomar jugo de zanahoria todos los días?

Fruta multivitamínica para el organismo

La zanahoria es bien conocida por los beneficios que aporta a la salud de las personas. Probablemente cuando eras niño te hacían comer esta verdura mencionando los beneficios que aporta a la vista, o has escuchado que es bueno consumirla antes de ir a la playa para obtener un efecto bronceado; sin embargo, estas no son las únicas razones por las cuales deberías consumirla.

Su composición rica en vitaminas K, C, B6, B1, B3, fibra, potasio, manganeso, molibdeno, fósforo, magnesio y folato hacen de la zanahoria una mina de oro para tratar y prevenir diferentes afecciones a la salud.

Además, al consumirla en zumo, es posible agregar en la preparación otros ingredientes que benefician a tu cuerpo en diferentes formas. Continúa leyendo para saber cuáles son las bondades del jugo de zanahoria y cómo prepararlo.

1. Jugo de zanahoria para prevenir el cáncer

La zanahoria forma parte del grupo de alimentos con "efectos prometedores" en la prevención de algunos tipos de cáncer, de acuerdo con el informe World Cancer Report 2014, de la Organización Mundial de la Salud.

Esto se debe a su poder antioxidante en la reducción de los radicales libres en el organismo, ya que estos se pueden acumular en las células y dañar otras moléculas, como el ADN, los lípidos y las proteínas, lo que aumenta el riesgo de cáncer y otras enfermedades, de acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer.

Además, al consumir una dieta rica en betacarotenos y vitamina A —componentes de la zanahoria— es posible protegerse contra el cáncer de próstata, según estudios de las universidades de Harvard y Nueva York.

2. Zanahoria para la visión, ¿no era un mito?

La zanahoria es bien conocida por los beneficios que ofrece para la vista; sin embargo, no logra devolver la visión ni mejorarla si la persona tiene algún padecimiento.

Lo cierto es que la zanahoria es rica en betacaroteno y vitamina A, que pueden otorgar beneficios a la salud de nuestros ojos, y ofrecernos una fuente de vitaminas para evitar la degeneración macular, las cataratas y prevenir la ceguera, además las zanahorias también contienen luteína, es un antioxidante que protege el ojo de la luz dañina.

Esta verdura también contiene rodopsina, un pigmento de color morado que ayuda a ver cuando hay poca luz. Si no hay suficiente rodopsina en el cuerpo no podrás ver en la oscuridad. No obstante, comer grandes cantidades de zanahoria, no te harán tener visión nocturna.

3. Jugo de zanahoria para un mejor metabolismo

El jugo de zanahoria, según Healthline, aumenta la secreción de bilis, lo que acelera el metabolismo, además, debido a que este zumo es bajo en calorías, puede ayudarte si estás buscando perder peso, ya que puedes usarlo para sustituir los refrescos, y por sus propiedades diuréticas, te puede ayudar a combatir la retención de líquidos.

4. Jugo de zanahoria para la piel y el cabello

La zanahoria es rica en betacaroteno y vitamina A, lo que ayuda a reparar las células dañadas por los efectos ambientales. Estos componentes fortalecen y revitalizan las uñas y el pelo. Además, la vitamina A ayuda en la producción de sebo y su regulación, beneficioso para el cuero cabelludo; mientras que el betacaroteno reduce la inflamación en la piel.

De acuerdo con Healtline el jugo de zanahoria puede mejorar la apariencia de tu piel, ya que contiene vitamina C, que tiene propiedades curativas que ayudan a que la dermis se recupere más rápido de heridas externas y traumatismos.

5. Reduce el colesterol

El jugo de zanahoria puede ser una gran opción si se tienen problemas con la reducción del colesterol, ya que es una excelente fuente de potasio, además los componentes antioxidantes y fitoquímicos de las zanahorias pueden ayudar con la regulación del azúcar en la sangre, según Healthline.

Jugo de zanahoria: ¿Cómo prepararlo?

Necesitarás cuatro zanahorias, un limón, tres vasos de agua y miel al gusto.

Lava bien las zanahorias y corta en cubitos; posteriormente viértelos junto con el limón y dos vasos de agua en la licuadora. Muele hasta que observes una mezcla homogénea sin ningún trozo de zanahoria. Agrega otro vaso de agua y sigue moliendo.

Al terminar puedes servir el jugo de zanahoria y beberlo directamente o pasarlo por un colador para retirar lo que no se haya triturado. Agrega miel al gusto y disfruta de un delicioso y refrescante zumo.

Comentarios