Doctor en casa - Alimentación

Obesidad y trastornos alimenticios

Existen diversos factores que influyen en el patrón de ingesta alterado

Cuando se habla de trastornos de la conducta alimentaria, generalmente pensamos en los trastornos más conocidos y establecidos como lo son la anorexia y la bulimia.

En cuanto a lo que obesidad se refiere, si bien es cierto que no se encuentra categorizado como una psicopatología alimentaria per se, existen diversos factores que influyen en el patrón de ingesta alterado en las personas obesas.

En la mayoría de los individuos que sufren sobrepeso y/o obesidad, existen conductas anormales en la forma en que se alimentan y controlan su peso, lo cual tiene un impacto negativo en su salud tanto física como emocional.

Se observa frecuentemente la presencia de trastornos por atracones o conductas de sobreingesta, bulimia nerviosa, síndrome del comedor nocturno, picoteo e ingesta emocional.

Los pacientes mencionan como a veces sienten que pierden el control al ingerir una gran cantidad de comida en una sentada por ejemplo, y cómo esto lleva después a una sensación de ansiedad y descontrol.

Otras veces, los pacientes cuentan que comen mucho más durante la noche que durante el día, incluso que pueden llegar a despertar para comer, alterando su ciclo normal del sueño.

Esta presencia de síndrome del comedor nocturno normalmente se asocia a mayores índices de masa corporal.

Ya hemos hablado también de cómo la obesidad incrementa el riesgo de padecer depresión y ansiedad, y cómo a la inversa, la depresión incrementa el riesgo de padecer obesidad, por lo que se puede decir que estas dos aflicciones se retroalimentan y llegan a afectar la conducta alimentaria.

Todas las conductas y desórdenes antes mencionados influyen grandemente en el peso de la persona, su relación con la comida, así como el fracaso de tratamientos para la pérdida de peso y la reganancia del peso perdido.

Por lo anterior, es importante considerar el factor psicológico en esta enfermedad llamada obesidad, la cual es multicausal y debe ser tratada desde diferentes frentes.

El rol de su Nutricionista y Psicólogo es primordial, por lo que le recomendamos tratar con ellos cualquier factor relacionado con trastornos alimenticios para sembrar cambios en el estilo de vida que mejoren también el aspecto psicológico.

Comentarios