Doctor en casa - Bienestar

Envejecimiento saludable ¡empieza hoy!

No lo dejes para mañana, fíjate metas y lleva un registro de tus logros para llegar a ser un adulto mayor saludable y pleno

El envejecimiento o senescencia es el conjunto de modificaciones morfológicas y fisiológicas que aparecen como consecuencia de la acción del tiempo sobre los seres vivos y que supone una disminución de la capacidad de adaptación en cada uno de los órganos, aparatos y sistemas, así como de la capacidad de respuesta a los agentes externos.

El envejecimiento saludable es el proceso de desarrollo y mantenimiento de la capacidad funcional que permite el bienestar en la vejez.

Hay cinco dominios clave de la capacidad funcional, que los factores ambientales pueden ampliar (o restringir) y son: satisfacer las necesidades básicas, aprender, crecer y tomar decisiones, tener movilidad, establecer y mantener relaciones y contribuir a la sociedad.

El envejecimiento saludable, es tan importante que en la Asamblea Mundial de la Salud de 2016, 194 países aprobaron la Estrategia y Plan de Acción mundiales sobre el envejecimiento y la salud (2016-2030) y se establecieron las alianzas para la Década del Envejecimiento Saludable (2020-2030).

A nivel individual, indudablemente hay varias acciones que podemos tomar para alcanzar la meta de lograr una vida prolongada y sana:

 • Alimentación adecuada:

A medida que envejecemos nuestras necesidades nutricionales pueden cambiar. Es posible que requiramos menos calorías, pero necesitamos obtener suficientes nutrimentos. Para lograrlo es conveniente comer frutas y verduras, granos integrales, carnes magras, lácteos bajos en grasa, nueces y semillas. Es fundamental mantenernos bien hidratados, bebiendo suficientes líquidos favoreciendo aquellos que no aporten calorías o muy pocas (agua natural, tés y café con moderación).

Para fortalecer nuestro sistema de defensas, necesitamos garantizar un aporte suficiente de nutrimentos como las vitaminas A, C, D, E, B6, B12 y el folato junto con minerales como el hierro (Fe), zinc (Zn), cobre (Cu), selenio (Se) y magnesio (Mg).

• Hacer actividad física regular:

Estar físicamente activo puede ayudar a mantener un peso saludable y evitar problemas crónicos de salud. El tipo, duración y frecuencia de la actividad física dependerá de las condiciones individuales y es muy recomendable contar con la asesoría de un profesional de la salud para saber lo que es más adecuado para cada uno.

• Mantener un peso saludable:

Tener sobrepeso, así como bajo peso puede provocar problemas de salud.

• Participar en actividades que disfrute:

Hacer cosas que gocemos puede ayudarnos a sentirnos más felices y mejorar nuestras habilidades de pensamiento. Hay evidencia que demuestra que quien disfruta de actividades sociales, tienen pasatiempos y disfruta de su tiempo libre tiene un menor riesgo de presentar algunos problemas de salud.

• Desempeñar un papel activo en la atención a nuestra salud:

Es importante hacernos chequeos médicos regulares y dar seguimiento a los exámenes de salud que necesitamos. Debemos saber qué medicamentos estamos tomando, por qué los necesitamos y cómo tomarlos adecuadamente.

• No fumar o dejar de fumar:

Es una de las cosas más importantes que podemos hacer por nuestra salud. Con ello reduciremos el riesgo de varios tipos de cáncer, ciertas enfermedades pulmonares y enfermedades cardíacas.

• Prevenir caídas:

Con la edad aumenta el riesgo de las caídas y que éstas tengan consecuencias más serias como fracturas. Realizarnos chequeos oculares regulares, desarrollar actividad física diariamente y hacer de nuestra casa un lugar seguro puede reducir este riesgo y la severidad de sus consecuencias.

Comentarios