Doctor en casa - Especialistas

El grave problema de obesidad infantil

Las causas se relacionan con la alimentación y estilo de vida

En una cara contraria a la desnutrición, actualmente existe un porcentaje alto de niños y adolescentes que sufre de sobrepeso desde temprana edad.

Lamentablemente, México oscila cada año entre el primer y segundo lugar mundial en obesidad infantil. Según la OMS, 1 de cada 20 niñas y niños menores de 5 años y 1 de cada 3 entre los 6 y 19 años padece sobrepeso u obesidad.

Es importante señalar que no todos los niños que tienen unos kilos de más padecen obesidad. El peso del niño fluctúa en las diferentes etapas de crecimiento, además de que existen niños que de forma natural siempre tendrán una estructura más grande que el resto.

En el caso de que se sospeche sobrepeso y/o obesidad, es necesario que el pediatra o médico de su hijo evalúe su índice de masa corporal para determinar si se encuentra en un rango saludable de peso e identificar otras condiciones que puedan ser un problema de salud.

Al igual que en el caso de los adultos, las causas de obesidad infantil se relacionan con la alimentación y estilo de vida que se lleva en casa. En algunos casos, factores genéticos y hormonales también juegan un papel importante.

El consumo habitual de dulces, bebidas altas en azúcar y comida chatarra y alta en calorías prevalece en su vida cotidiana. Si a esto sumamos una actividad muy sedentaria y con poco ejercicio, ya que pasan mucho tiempo frente a la televisión y videojuegos, tenemos una fórmula peligrosa. Si en la familia se sufre de sobrepeso, muy probablemente también exista una predisposición del niño a padecerlo.

En cuanto al factor psicológico, el estrés que pueda estar sintiendo un infante en su casa o escuela podría causar que trate de manejar sus emociones comiendo de más, por ejemplo.

Este grave problema de salud pública comienza a afectar la vida de nuestros niños desde pequeños, ya que favorece la aparición de enfermedades típicas de los adultos.

Actualmente, nos encontramos con muchos más infantes que sufren de diabetes, problemas circulatorios, hipertensión, afecciones del corazón, entre otras repercusiones que afectan de forma grave su calidad y esperanza de vida.

Por otro lado, los niños que la padecen pueden llegar a desarrollar depresión y baja autoestima, así como el acoso de sus compañeros.

Debido a las graves consecuencias de salud mencionadas es muy recomendable incentivar cambios en el estilo de vida que incluya a todos los integrantes de la familia. De esta manera y desde el ejemplo, los niños aprenderán mejores hábitos y se prevendrán enfermedades futuras.

Comentarios