Doctor en casa - Bienestar

Los tacones y el efecto en la columna

El calzado de altura puede tener un impacto negativo

El uso de tacones se remonta hasta las épocas del antiguo Egipto, en donde su altura tenía como objetivo diferenciar el estatus social de los personajes. Cuanto más alto era el tacón, más poder poseía la persona y estaba por encima del resto.

En la actualidad, el calzado de altura embellece la figura de mujeres y hombres por igual, haciéndolos ver más altos, más estilizados, más bellos. El problema, es el impacto negativo que tienen en el cuerpo, sobre todo en la zona lumbar y en los pies.

El Dr. Raúl Mendoza, Traumatólogo, aseguró que el uso de tacones es controversial, pues si se le quiere dar un enfoque a la columna, hay que señalar que este tipo de calzado modifica la estructura generando problemas en la región glútea, la columna lumbar.

Enfocándolo en el área de los pies, los zapatos altos provocan la aparición de los famosos “juanetes”.

“Todas las alteraciones se van presentando después de que hay un aumento de entre tres y cinco centímetros a un tacón en el talón, porque modifica la posición del pie, cambia su estructura y va generando otro tipo de apoyo. Si nos fijamos todos los tacones tienen la aguja larga y son cerrados de la punta, entonces el hacer que se estreche la parte más lejana del pie, comienza a provocar alteraciones y la aparición de los llamados juanetes”.

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS NEGATIVOS DE LOS TACONES PARA LA COLUMNA?

“En Traumatología hablamos mucho de la biomecánica, cómo se organiza el cuerpo para distribuir las cargas. La columna es el soporte y distribuye el peso al sacro, luego a las caderas, posteriormente a las rodillas y los pies”.

“Si modificamos todo eso, provoca que el punto donde se está soportando la carga se vaya hacia atrás o hacia adelante, eso causará repercusiones y en lugar de tener una columna normal, va provocando una deformación gradual, lo que generará problemas, dolores y puede llegar a haber compresión de las raíces, causando dolor o hasta problemas para caminar.”

Para las mujeres trabajadoras que utilizan tacones todo el día, lo más recomendable para prevenir este tipo de lesiones, es que a mitad de la jornada laboral, se tomen un tiempo para retirarse el calzado y descansar, o mejor aún hacer un cambio completo por zapatos de piso para no someter por tanto tiempo a los pies a una carga excesiva.

“El enfoque sería cambiar los tacones, tratar en lo posible de evitar su uso prolongado, pues el problema principal además de las desviaciones de columna y los juanetes, es el dolor. Tener la postura forzada en el talón y los dedos apretados genera mucha presión en los pies, por eso es que todas se terminan hartando y los avientan al llegar a casa”.

Comentarios