Doctor en casa - Bienestar

¿Deberías enviar a tus hijos a la escuela?

Los padres de familia se encuentran en una encrucijada especialmente compleja

Con el regreso a clases a la vuelta de la esquina, la tercera ola de Covid-19 toma cada vez más fuerza y la variante Delta amenaza la salud de los más pequeños, por lo que los padres de familia se encuentran en una encrucijada especialmente compleja, ¿deben o no ir los niños a la escuela?

El Doctor Ricardo Acosta, especialista en Pediatría, aseguró que el tema es controversial y difícil, pues en realidad no existe una sola respuesta correcta ante la cuestión.

“No hay una receta que le calce a todo el mundo. Si piensas en un país de primer mundo, donde el 80% de la población fue vacunada y donde una sociedad civilizada respeta las reglas de convivencia como el uso de cubrebocas, los niños podrán regresar a sus escuelas y no pasará nada. Pero compara esto con una zona suburbana de una ciudad grande del sur de México, donde hay una gran densidad poblacional, en donde la escuela no cuenta con los recursos, los papás están fuera todo el día trabajando, evidentemente el panorama es muy distinto”.

Entre las opiniones encontradas, hay padres que prefieren pensar “antes burro que muerto”, pero también hay posiciones en donde se resalta el atraso académico de esta generación.

CAPAS DE PROTECCIÓN

“Lo que yo he hablado con mis pacientes es que el riesgo de ir o no a la escuela se basa en la presencia de varias capas de protección, en donde mientras uno como papá pueda tener más, es mucho mejor. Por ejemplo, a nivel de la escuela: si tiene pocos pupitres, están a más de un metro de distancia, si se respeta el uso obligatorio de cubrebocas, si los maestros están vacunados, si el salón está ventilado y si se dejan la mayoría de las clases en el formato digital, todas estas medidas reducirán el riesgo de contagios, caso contrario al de las instituciones en donde por diversos factores no se podrán cumplir todas estas medidas.

“También es diferente en casa, si la familia entiende que la educación es prioritaria para los hijos y se guarda, no va a fiestas, no sale de viaje, han cumplido con los esquemas de vacunación, esto ayudará a crear las ‘capas de protección’ para los niños”.

BUSCA EL BALANCE

A decir del Dr. Acosta lo que se pone en la balanza es, por un lado, el peligro de contagio que representa para los niños ir a la escuela y por el otro, el riesgo comprobado de que a corto, mediano y largo plazo, la falta de educación presencial tendrá afectaciones en la parte social y emocional. Ante este panorama, esta balanza se inclina a favor de las relaciones de amistad sobre la academia.

“La balanza sigue inclinada a que los niños reciban educación presencial, por lo menos una parte, siempre y cuando se cumplan todos estos requisitos. La realidad es que no hay una solución real que funcione para todo el mundo, así que en cada familia debe considerarse lo que ofrece cada escuela, además del panorama general de cada hogar particularmente”.

“De la misma manera, al no existir una solución única, estamos obligados a respetar la manera de pensar, de ver las cosas o de vivir de los demás, en el entendido de que ninguna situación es exactamente igual a otra”.

Comentarios