Doctor en casa - Bienestar

Microbiota: el 'nuevo' órgano del cuerpo humano

Algunos expertos lo consideran un “órgano adquirido”, pues solo el aparato digestivo cuenta con más de 100 billones de bacterias

La microbiota es un término que quizás no hayas escuchado, sin embargo, se refiere al conjunto de bacterias que colonizan la piel, el aparato digestivo (incluida la boca), y el aparato genital. 

En la actualidad, los expertos han dejado de usar el término flora intestinal para referirse actualmente a esta como microbiota intestinal.

Las bacterias que componen la microbiota, colonizan nuestro organismo desde el vientre materno, pero fundamentalmente desde el momento del nacimiento, especialmente si se da por vía vaginal.  

La microbiota se va desarrollando a medida que avanza la vida, de forma que su composición es diferente en la infancia y adolescencia que en la vida adulta.  

La relación de la microbiota y nuestro cuerpo es simbiótica, lo cual implica un beneficio mutuo, mientras que las bacterias realizan una función protectora frente a enfermedades y contribuyen en la metabolización de los alimentos ingeridos, nuestro cuerpo les ofrece un lugar donde vivir.  

La cantidad de bacterias que nos habita es inmensa, tan solo la microbiota del aparato digestivo está compuesta de 100 billones de bacterias. De hecho, muchos expertos ya consideran a la microbiota como un órgano más del cuerpo, aunque en este caso adquirido.

PRINCIPALES FUNCIONES DE LA MICROBIOTA EN BENEFICIO DE NUESTRO CUERPO PODEMOS MENCIONAR: 

• Protección: la microbiota es una barrera que protege al organismo, entre otras cosas, de: microorganismos patógenos que pueden causar enfermedades, sustancias carcinógenas, metales tóxicos, químicos nocivos presentes en el ambiente y partículas de polvo y suciedad.  

• Mantenimiento del funcionamiento normal del sistema inmunitario: hay estudios que sugieren que hasta el 70% del sistema inmunitario depende de la microbiota.  

• Regulación del metabolismo y balance energético.

• Favorece la digestión de alimentos: la microbiota permite digerir algunos componentes de los alimentos que el organismo no puede digerir y metabolizar por sí mismo. Por ejemplo, alimentos que generan ácidos grasos de cadena corta insaturados, que son potentes antioxidantes y ayudan a equilibrar los niveles de colesterol y triglicéridos.  

• Producción de vitaminas: algunas fundamentales para el mantenimiento de la salud, como son la vitamina K y la B12.

• Regular la secreción de neurotransmisores: intestinales, insulina y péptidos fundamentales para procesos vitales.

Hay varios factores que pueden alterar el equilibrio de la microbiota, lo cual se conoce como disbiosis. Este estado de disbiosis puede ser provocado por un predominio de bacterias patógenas, una disminución de bacterias benéficas o por una baja diversidad bacteriana.

De cualquier forma, cuando hay disbiosis, el cuerpo se ve afectado.

En la actualidad se sabe que esta conlleva un mayor riesgo de que se produzcan infecciones y se desarrollen enfermedades autoinmunes, obesidad, diabetes, algunos cánceres digestivos, fibromialgia, Parkinson, etc.  En la mayoría de los casos, la disbiosis intestinal se asocia con molestias intestinales, dolores de cabeza y pérdida de energía. 

La alteración de la microbiota se puede producir por diferentes factores: la alimentación inadecuada, sedentarismo, estrés, contaminación ambiental, exceso y mal uso de antibióticos, etc.

Estos factores se pueden contrarrestar con una alimentación saludable, equilibrada y diversa que incluya alimentos ricos en fibra como las frutas y verduras, consumo de alimentos con probióticos y prebióticos, realización de ejercicio de manera regular, una adecuada higiene del sueño, evitando la auto y sobre medicación, y realizando actividades que bajen el estrés.

Comentarios