Doctor en casa - Bienestar

La electricidad vs la depresión

Puede mejorar de forma sostenida pese a ser resistente a los tratamientos

El mundo médico tiene una buena noticia: la depresión severa resistente a los tratamientos puede mejorar de forma sostenida.

El experimento se llevó a cabo en el cerebro de Sarah, una mujer de 43 años que sufrió depresión severa resistente a los tratamientos desde que era una niña. Desde hace 15 meses lleva el aparato en la cabeza y las mejoras fueron tan marcadas, que pensó no durarían. Pero lo hicieron.

El equipo investigador aseguró que aún hay que seguir probando esta técnica con otros pacientes, pero este estudio señala el camino hacia un nuevo paradigma desesperadamente necesario en psiquiatría.

La depresión grave es un trastorno neuropsiquiátrico con altas tasas de resistencia al tratamiento y la estimulación cerebral profunda (ECP), un procedimiento médico en el que unos electrodos implantados envían impulsos eléctricos a estructuras específicas del cerebro.

EL APARATO

Primero se mapearon los circuitos cerebrales de depresión de la paciente y después caracterizaron el biomarcador. Luego, en junio de 2020, implantaron a la paciente un dispositivo de neuroestimulación que ya se había usado con éxito en el tratamiento de la epilepsia.

Para personalizar la terapia, uno de los electrodos del aparato se puso en la zona del cerebro donde el equipo había encontrado el biomarcador y el otro, en la región del cerebro del circuito de la depresión.

El primer electrodo controlaba constantemente la actividad y cuando detectaba el biomarcador, señalaba al otro electrodo que administrase una pequeña dosis de electricidad durante seis segundos, lo que hacía cambiar la actividad neuronal.

Comentarios