Doctor en casa - Especialistas

Un viaje de entrenamiento estilo 'Samurai'

El Dr. Carrillo-Maciel se especializó en Japón al lado de los mejores médicos del mundo y rodeado de tecnología de vanguardia

El Dr. Vicente Carrillo-Maciel es Cirujano Gastroenterólogo y especialista en Laparoscopía.

En la década de los 90s, recibió una beca de parte del gobierno de Japón, para realizar un postgrado como Cirujano de Hígado, Páncreas y Vías Biliares en el país del ‘sol naciente’.

Fueron dos años de entrenamiento lo que duró la primera etapa, en donde pasó 6 meses aprendiendo japonés, tanto su idioma como la historia del país, además de año y medio de adiestramiento en el hospital.

“Así obtuve licencia para poder ejercer en Japón, al mes y 18 días de estar ahí en el hospital fue la primera vez que me lavé y asistí a una operación, de ahí seguí entrando a quirófano en cada intervención, hasta que regresé a La Laguna”.

Pero el país nipón no sería aventura de una sola ocasión, pues allá por el 94 el Dr. Carrillo-Maciel vivió una segunda etapa de entrenamiento, y tras muchos años, en el 2018 regresó para la tercera.

“En esta tercera etapa, fui como cirujano invitado, instructor y médico investigador. A los tres días de haber llegado ya estaba operando con ellos, a un paciente con cáncer de páncreas. Estoy muy agradecido con el Gobierno de Japón, porque es un país que a quienes hemos ido para allá, nos han tratado muy bien, nos dan una magnífica oportunidad de capacitarnos. Anualmente se van entre 5 y 10 personas de todo el mundo becadas para estudiar un postgrado, donde usualmente son cosas de tecnología y medicina. Cabe destacar que desde México, solo hemos ido unas cinco personas en los últimos 30 años”.

EL PRINCIPIO DEL VIAJE

Para el Dr. Carrillo-Maciel, la aventura en territorio nipón inició mucho antes de cruzar el océano.

“Sucedió una anécdota. Fui a un congreso internacional a Guadalajara, al cual asistieron dos eminencias de la medicina japonesa. Presentaron el caso de un paciente al cual le realizaron una recesión de esófago y del estómago, a través del tórax y el abdomen y le conectaron el intestino a la parte media del esófago. Ahí nos mostraron el video de una cirugía extraordinaria, pues a las dos semanas el paciente ya andaba caminando en el hospital como si nada y eso a mí, en lo personal, me fascinó”.

“Los japoneses tienen mucho cáncer, y en el área a la que fui que abarca varios estados como Kioto, Nara, Osaka, Nagoya y Mie, los padecimientos de hígado, páncreas y vial biliares son muy frecuentes, superando incluso los casos de cáncer gástrico, que a su vez ha ido a la baja en Japón”.

“En ese país, el control de tratamiento y manejo de pacientes con cáncer es magnífico, es intensivo, es una entrega absoluta a los enfermos para tratar de detectar la enfermedad a tiempo, ofrecer un tratamiento curativo y facilitar el que tengan una mejor calidad de vida. Obviamente para lograrlo, es menester la tecnología que se ha desarrollado, como el ultrasonido, tomografía computarizada, resonancia magnética y el PET o tomografía por positrones”.

“En cáncer de páncreas se considera que un tumor menor de dos centímetros es curable, ya que si es de mayor tamaño se dificulta su curación. El tratamiento clave es la cirugía y después, dependiendo del caso, se añade quimioterapia o radioterapia”.

Comentarios