Doctor en casa - Curiosidades

Brucelosis canina: una amenaza a la salud humana

Hasta hace poco tiempo, se suponía que los perros no tenían la posibilidad de tener su propia Brucella y mucho menos de transmitirla las personas

La brucelosis o fiebre cuartana es una enfermedad de los animales de producción, contagiosa al ser humano a través de la ingesta de leche cruda de animales enfermos… Pero, ¿cómo afecta a los perros esta bacteria? Y lo que es más importante ¿cómo se puede contagiar el ser humano de ellos?

La brucelosis canina es provocada por una bacteria propia del perro, del mismo género que la que causa la enfermedad en los animales de producción: la Brucella canis.

Esta enfermedad produce importantes fallas reproductivas, especialmente en criaderos de perros, a través de abortos, muertes fetales y afecciones en el aparato reproductor.

Entre los canes, la brucelosis se transmite por vía oral, nasal, conjuntival o sexual. Es decir, si un perro interactúa con cualquier fluido corporal de otro perro infectado, se podrá contagiar de brucelosis.

Del mismo modo, las personas pueden contagiarse si entran en contacto directo con las secreciones de un perro infectado. La afección se trata con antibióticos.

LOS PRINCIPALES SÍNTOMAS QUE PRODUCE LA BRUCELOSIS CANINA SON:

• Abortos espontáneos en las perras en estados de gestación avanzados.

• Si los cachorros llegan a término, podrían nacer enfermos o muy débiles, incluso podrían no sobrevivir.

• En el caso de los machos, inflamación de los testículos, atrofia testicular, inflamación de la próstata e infertilidad.

• Además, artritis, inflamación de los discos intervertebrales que pueden ser el origen de rengueras, incluso problemas oculares, letargia, Inflamación de los ganglios linfáticos y fiebre.

Por otro lado, la mortalidad es muy poco probable, a excepción de los neonatos o perros que tienen el sistema inmune deprimido.

El tratamiento antibiótico es lo recomendado para curar la brucelosis canina, además de la castración que está absolutamente indicada y es, sin duda, el ideal de la prevención de esta enfermedad.

Comentarios