Doctor en Casa

La contaminación: un “acelerador” del Alzheimer

La exposición a la contaminación del aire puede ser un elemento de desarrollo de la enfermedad.

Una investigación del Barcelona Beta Brain Research Center (BBRC), aportó nuevas evidencias sobre el vínculo entre contaminación atmosférica y el mal de Alzheimer.

La investigación apunta que las pequeñas partículas en suspensión y los gases contaminantes que se encuentran en la atmósfera, provenientes principalmente del tráfico, tendrían un rol como factores ambientales en el desarrollo de la enfermedad.

El estudio aporta evidencia de que la contaminación atmosférica afectaría especialmente a personas que ya presentan indicios biológicos del inicio de la enfermedad en forma de acumulación de proteína beta amiloide en su cerebro.

Los resultados indican que una mayor exposición al dióxido de nitrógeno y a partículas en suspensión de menos de 2,5 micras (unidad equivalente a una milésima parte de un milímetro) se asociaría con niveles más altos de deposición de esa proteína beta amiloide en el cerebro.

Por otro lado, las partículas en suspensión iguales o inferiores a 10 micras se vincularían con un biomarcador de daño cerebral -una mayor acumulación de neurofilamentos ligeros en el líquido cefalorraquídeo-, que sería especialmente relevante en el caso de los portadores de la variante del gen APOE, el principal factor genético del riesgo de sufrir alzhéimer.

Estos descubrimientos encajan con hipótesis que proponen que las partículas finas podrían llegar al cerebro atravesando la barrera hematoencefálica, la red de vasos sanguíneos y tejido que tiene la función de evitar que sustancias dañinas penetren en el encéfalo.

Aunque todavía se desconocen los mecanismos involucrados en estas asociaciones, la investigación refuerza la evidencia científica emergente que apunta que la contaminación del aire sería un factor de riesgo en el desarrollo de Alzheimer.

Comentarios